Buhardilla convertida en habitación infantil
Publicado en Diseño Interior Infantil

Buhardilla convertida en habitación infantil

Un entorno íntimo, envuelto por un halo de misterio, testigo de nuestros sueños e ilusiones y resguardado del mundanal ruido, la buhardilla con su techo inclinado nos acerca a un universo colmado de estrellas al que podremos acceder desde su amplio ventanal. Si queréis aprovechar este espacio de la casa para convertirlo en habitación infantil, os damos algunas claves a tener en cuenta.

Buhardilla convertida en habitación infantil

La buhardilla, un entorno mágico y lleno de misterio

El cuarto de tus retoños se verá dotado de un encanto especial debido a las diferentes alturas, techos inclinados y la luz dorada del sol o plateada de la luna que se filtra por las ventanas de la buhardilla. Muchas veces, este espacio de la casa, dedicado al almacenamiento de aquellos objetos que menos usamos, pasa desapercibida a la mirada de sus habitantes, hasta el punto de caer en el olvido.

No obstante, la magia que inunda esta estancia no la podemos conseguir en otros habitáculos de la vivienda. Solo hemos de recordar al pequeño Bastian portando entre sus manos el libro de “La Historia Interminable”, oculto a los ojos de terceros en la buhardilla de su colegio, para darnos cuenta de que este tipo de espacios son ideales para echar a volar nuestra imaginación y viajar a mundos fantásticos, donde podremos volver a creer en los sueños.

La buhardilla, un entorno mágico y lleno de misterio

En muchos hogares adosados y unifamiliares, la buhardilla se presenta como un entorno diáfano, que en ocasiones se convierte en cuarto de juego y otras en el trastero. Ubicada en la parte más alta de la casa, justo debajo del tejado, en un intento por rozar el cielo y sus estrellas, la buhardilla como habitación infantil emocionará a tus pequeños por el aire de diversión y magia que se respira en cada rincón, pero también encantará a los adolescentes, dado que les hará sentir más independientes.

Convierte la buhardilla en una habitación infantil

La distribución del mobiliario y las tonalidades cromáticas empleadas jugarán un papel esencial a la hora de aprovechar el espacio y la luz natural. Durante años se consideró que aquel techo con bajada en diagonal, era un obstáculo para distribuir el mobiliario de la manera correcta, algo que finalmente se ha terminado demostrando que no es así.

Los primeros en hacerse con esta estancia fueron los jóvenes de la casa, dado que en esta estancia encontraban un lugar perfecto para disfrutar de su música y sus otros hobbies. Posteriormente, los adultos encontraron en la buhardilla el espacio idóneo para dedicarse a la lectura o la costura. Ahora, los más pequeños son los que suman su presencia a este entorno.

Convierte la buhardilla en una habitación infantil

Las distintas alturas hacen que sea especialmente necesario analizar con detalle la colocación de los muebles. De esta forma, uno de las mejores alternativas por las que puedes optar y que te otorgará grandes facilidades son los accesorios modulares, dado que se pueden adaptar a los diferentes rincones del dormitorio. Así, por ejemplo, podrás encontrar literas que se esconden por el día para dejar paso a un espacio de juegos, un armario esquinero con gran capacidad de almacenaje para separar dos zonas, camas con espacios para almacenar la ropa y los juguetes o cunas convertibles de diseño.

Por otro lado, podemos colocar la cuna o la cama de nuestro pequeño en una zona con techos más bajos, pero siempre guardando una cierta altura para poder cogerle y arroparle con mayor comodidad. Igualmente, para contar con más espacio de almacenamiento, es conveniente que los armarios los coloquemos en la parte con mayor altura, aunque no sería desdeñable pensar en la utilización de piezas escalonadas para ir aprovechando al máximo cada rincón.

buhardilla en una habitación infantil

No has de olvidar que este tipo de habitaciones suelen ser más cálidas en verano y frías en invierno, por lo que hemos de aplicar soluciones de aislamiento térmico. Para ello, se suele emplear la madera para forrar paredes y techos como mecanismos aislantes. Siempre que puedas, emplea una madera clara y luminosa. Igualmente, para evitar el ruido del exterior, puedes incorporar techos y suelos flotantes, colocando un falso techo o suelo sobre el original. No obstante, hay otras soluciones que precisan de menos obra como es el caso de los aglomerados de madera y las fibras minerales como el vidrio, la lana de roca, espuma de poliuretano o espumas fenólicas.

En lo referente a los puntos de luz, estos últimos han de estar cerca de la cuna y la zona de estudio cuando se hagan mayores. Puedes ampliar las ventanas a modo de cristaleras en alguna de sus paredes  para ofrecer más luminosidad a la estancia.

 habitación infantil

Para organizar los juguetes y los demás complementos de nuestro retoño, lo ideal es hacer uso de cajoneras y estanterías a diferentes alturas. En cuanto a las tonalidades, si queréis apostar por una limpieza escandinava, os aconsejamos combinar tonos como el blanco y el gris, con algunas guirnaldas de aspa en color negro, así como baldas y cubos de almacenaje auxiliar, que pondrán un poco de volumen a las paredes vestidas de un blanco puro e inmaculado.

Ha llegado el momento de dar vida esa buhardilla desangelada de la vivienda y convertirla en el entorno mágico que tus niños necesitan para crecer sanos en su mundo de ensoñación, ¿no os parece?

En Lanitas somos expertos en crear entornos únicos diseñando el interior de habitaciones infantiles a medida. Contacta con nosotros y convertiremos tu buhardilla en una habitación infantil de ensueño.

Sin reviews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribe y pulsa intro

Carrito