Claves para elegir la cuna del bebé
Publicado en Consejos De Decoración

Claves para elegir la cuna del bebé

Tus retoños permanecen en el mundo de los sueños la práctica totalidad del día, dado que su descanso se prolonga entre 15 y 20 horas. Para garantizar su bienestar, has de prestar atención al modelo de cuna para el bebé que vas a elegir  y su ubicación correcta en la habitación. Te damos algunas claves.

Claves para elegir la cuna del bebé

La cuna se presenta como el medio esencial con el que tu pequeño es capaz de viajar hacia un universo lleno de magia, donde todo es posible. No obstante, para asegurar un pasaje directo a ese mundo alternativo, es fundamental que la cuna sea segura y confortable para confirmar su completo descanso.

Eligiendo la cuna del bebé

Presentado como uno de los muebles más importantes de su habitación, la cuna se ajusta hoy en día a una gran variedad de modelos de forma que podamos elegir aquellos que mejor puedan ajustarse a nuestras preferencias y las necesidades del pequeño.

Es posible que a muchos de vosotros se os pueda plantear la duda de si para los primeros meses de vida es necesario adquirir un moisés o minicuna. Lo cierto es que este tipo de modelos, al ser más diminutos y recogidos, se adaptan mucho mejor al tamaño del recién nacido y resultan más prácticos para trasladarlos desde la habitación del bebé a otras estancias de la casa. Igualmente, dispondrás de modelos balancín para mecerles mientras duermen.


Eligiendo la cuna del bebé

Dependiendo de tu presupuesto y del espacio que tengas en casa, puede que te convenga o no adquirir este tipo de materiales. En cualquier caso has de recordar que los bebés crecen muy deprisa y que en apenas unos tres o cuatro meses, un moisés ya no será de utilidad. Posiblemente, la mejor opción sea decantarse por un modelo plegable, para que cuando ya no sea de utilidad, no ocupe demasiado espacio en la casa.

Siguiendo con la normativa europea, estos modelos deben estar compuestos de materiales transpirables, sus bordes han de ser de al menos unos 27, 5 cm de altura y el fondo deberá ser rígido y plano

Dentro del ámbito de las cunas, una de las variantes más demandadas es la que incorpora una hilera de barrotes a su alrededor, dado que garantiza una adecuada aireación y el hecho de que los padres puedan vigilar con detenimiento a su bebé. La amplia mayoría de cunas de barrotes incorporan un somier regulable a diferentes alturas para que puedas acostarlo sin mayores dificultades. La profundidad mínima debe ser de unos 60 centímetros.

 

cuna del bebé

Igualmente, puedes encontrar laterales abatibles, aunque es una alternativa menos aconsejable debido a los peligros que pueda entrañar el hecho de que el sistema falle. En el caso de que optes por una cuna de barrotes has de asegurarte de que dispone de un seguro sistema de bloqueo que impida el hecho de que la barra se desprenda por accidente o que el bebé pueda llegar a manipular.

Has de asegurarte de que la cuna del bebé esté homologada y de que cumpla con la normativa en vigor (UNE-EN 716-1/2:2008), así como con algunos puntos clave fundamentales. Por un lado, la separación entre los barrotes debe ser entre 4, 5 y 6, 5 centímetros, así como el somier debe contar con una altura de unos 60 cm en su posición más baja y 30 cm en la más alta.

La medida estándar de la cuna debe ser de unos 120 x 60 cm y a ser posible debe estar fabricada a partir de materiales no tóxicos. Por supuesto, la pintura, los barnices y decoraciones con las que la cuna se encuentre terminada deben estar libres de tóxicos o sustancias químicas contaminantes para el bebé. En lo que respecta a los embellecedores, deben ser lo suficientemente grandes como para que no puedan introducirse en un cilindro de 31, 7 mm de diámetro y 47, 1 mm de largo.

En el caso de que la cuna tenga ruedas, dos de ellas deben llevar freno para evitar que este medio de descanso pueda desplazarse de forma brusca. Al mismo tiempo, se ha de tener en cuenta que entre el colchón y los bordes de la cuna no  debe existir un hueco de más de 2 cm en cada lado.


cuna para tu bebé

¿Dónde situar la cuna dentro de la habitación?

En cuanto a la ubicación de la cuna en la habitación del pequeño, has de considerar una serie de claves fundamentales. Por ejemplo, la cabecera de la cuna debe colocarse sobre una pared sólida. Nunca debes disponer la cuna debajo de la ventana o con los pies del bebé hacia la puerta, porque a nivel inconsciente puede dar problemas de inseguridad, que expresará en forma de llanto. Nuestra principal finalidad es conseguir que nuestro retoño se sienta seguro en todo momento.

Además de ser una zona fría, si colocamos la cuna cerca de la ventana, corremos el riesgo de que nuestro pequeño pueda trepar por las cortinas. Al mismo tiempo, es fundamental quitar la chichonera en cuanto sepa ponerse de pie, dado que la puede utilizar de trampolín.


¿Dónde situar la cuna dentro de la habitación?

El exceso de calor también puede ser perjudicial para el retoño, por lo que es fundamental que no coloques la cuna cerca del radiador. Cuando el bebé ya tiene la capacidad de ponerse de pie es muy importante colocar el somier en la posición más baja para evitar el hecho de que pueda saltar por encima de los barrotes.

Por otro lado, hemos de procurar que no tenga objetos cerca como las lamparitas de mesilla o productos de higiene en el cambiador.

Asegurar el descanso y el confort del pequeño, no solo le abrirá las puertas a un mundo de ensueño, sino también garantizará su correcto desarrollo y para ello es fundamental acertar al elegir la cuna del bebé.

Sin reviews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribe y pulsa intro

Carrito