Consejos para iluminar la habitación infantil
Publicado en Consejos De Decoración

Consejos para iluminar la habitación infantil

Dormir, estudiar, jugar o leer son algunas de las muchas actividades que nuestros pequeños emprenderán en su habitación, ese pequeño mundo de ensueño que, como cualquier otra estancia de la casa, requiere de una adecuada iluminación. En Lanitas te damos algunos consejos para conseguirla.

Consejos para iluminar la habitación infantil

Las habitaciones infantiles han de cumplir en todo momento con una serie de condiciones determinadas para potenciar el desarrollo psicológico, motriz y, muy especialmente, para la realización personal de nuestros pequeños. Precisamente, la luz es uno de los estímulos a los que nuestros hijos deberán de irse habituando con el tiempo.

Luces de ambiente, de mesa, de noche o de trabajo son algunas de las muchas alternativas que podremos combinar de acuerdo con las necesidades y actividades realizadas por nuestros pequeños en el interior de su dormitorio.

El mero hecho de adecuar la iluminación de cada espacio en el que conviven los niños es esencial para su correcto desarrollo.

En Lanitas apostamos por el diseño que aprovecha al máximo la entrada de luz natural,  y el empleo de luces focalizadas y luces indirectas amarillas, que aportan calidez al ambiente, evitando las luces blancas que siempre son más frías.

 iluminar la habitación infantil

En cuanto a los acabados, nos gustan particularmente las lámparas clásicas de diseño artesanal, bien pintadas a mano, o revestidas con alguna tela especial.

Aprovechar la luz natural en la habitación infantil

La fuente de luz idónea para la habitación infantil es la natural, que podremos aprovechar al máximo, por ejemplo, empleando cortinas ligeras y traslúcidas en aras de que puedan suavizar la acción directa del sol. Gracias a este tipo de cortinas regularemos la intensidad, evitando en todo momento dichos deslumbramientos y el exceso de calor.

Aprovechar la luz natural en la habitación infantil

Igualmente, para aprovechar la luz natural, has de orientar, en la medida de lo posible, los muebles de la estancia en función de la ubicación de las ventanas. Al mismo tiempo, para no oscurecer el espacio no sería desdeñable emplear un tono claro para pintar las paredes de su habitación.

Claves para la iluminación artificial en la habitación infantil

En lo referente a la iluminación artificial, se deben considerar determinados aspectos relacionados con la seguridad y la eficiencia a la hora de decantarte por unos modelos u otros de lámparas infantiles.

Por ejemplo, hemos de tener en cuenta en primer término la edad de nuestros hijos. Recuerda que los bebés pasan buena parte del tiempo tumbados, por lo que dirigirán sus ojos constantemente a la fuente de luz. En aras de favorecer su desarrollo visual y evitar los deslumbramientos, es conveniente apostar por un tipo de iluminación indirecta.

En cuestiones de seguridad, las bombillas deben estar protegidas para prevenir accidentes como quemaduras o cortes tras posibles roturas. De esta forma, es conveniente evitar el uso de lámparas de cristal y apostar por las bombillas LED.

Claves para la iluminación artificial en la habitación infantil

En primer lugar, la luz general de la habitación podría estar representada en una lámpara de techo o plafón. Sería interesante incorporar un potenciómetro para regular la intensidad y adaptar la luz del dormitorio a cada momento del día. Esta lámpara debe repartir la luz de manera uniforme.

Por otro lado, para cubrir todas las necesidades de nuestro pequeño, hemos de optar por otras luces complementarias. Te recomendamos incorporar una luz auxiliar LED en la mesita de noche. Si, por ejemplo, tienes por costumbre contarle un cuento antes de ir a dormir, con esta luz podrás recrear un ambiente de paz y tranquilidad.

En el caso de los escritorios y zonas de estudio es ideal apostar por una luz homogénea y focalizada, que sea en todo momento blanca y neutra. En estos casos, te recomendamos apostar por una intensidad entre 800 y 1.000 lux. En lo referente a la calidad de la luz, lo más conveniente es que sea fría, entre unos 5.500 y 10.000 grados kelvin.

Las guirnaldas luminosas están muy de moda y aportan un toque de magia y diversión en la habitación de los pequeños.

Si la iluminación es importante en todos y cada uno de los rincones de la habitación, en las zonas de estudio la relevancia es considerable para no someter la vista de nuestros hijos a un mayor esfuerzo a la hora de leer, estudiar o escribir. En estos casos, siempre que sea posible, lo mejor es aprovechar la luz natural, ubicando la mesa de su escritorio, debajo de la ventana.

iluminación artificial en la habitación infantil

Por otro lado, para destacar determinados objetos decorativos como puedan ser cuadros o muebles, hemos de apostar por una iluminación focal. Una de las versiones más contemporáneas son los muebles enmarcados con LED, mientras que una de las más tradicionales son los apliques, que tienen la ventaja de no estar al alcance del niño.

Mientras nuestro pequeño sea un bebé podemos apostar por una lámpara de pie, pero cuando sea más mayor y empiece a andar, se convertiría en una opción peligrosa, por ello, en este último caso, sería conveniente apostar por los apliques.

A medida que el niño va creciendo podremos incorporar otros modelos de lámpara diferentes. Dependiendo del tipo que usemos podremos conseguir unos efectos u otros. De esta forma, una lámpara de techo que ilumine por zonas, creará sombras interesantes y las lámparas de luz dirigida le ayudarán a leer por la noche.

Hoy en día, podremos encontrar una amplia variedad de lámparas con formas y colores diferentes. En función de la edad y las preferencias de nuestros pequeños, hallaremos modelos diseñados con forma de animales, soles, flores o sus personajes de ficción preferidos.

luz en la habitación infantil

En lo referente a las tonalidades cromáticas destacamos los colores pastel y suaves como el beige, el blanco, rosa pálido o azul celeste para los bebés y los dormitorios más clásicos. También encontramos otros tonos más vivos como el naranja, el rosa fresa, el verde menta o el amarillo, colores que podrás combinar a la perfección con los textiles infantiles, los frentes de los muebles, los tiradores de los cajones o la decoración de las paredes.

¿Qué modelos utilizáis vosotros para iluminar la habitación infantil?

Sin reviews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribe y pulsa intro

Carrito