Eligiendo los colores para la habitación del bebé
Publicado en Consejos De Decoración

Eligiendo los colores para la habitación del bebé

Cada nueva pincelada de color en la habitación de nuestro pequeño dibujará un portal, que conectará con un mundo de ensueño, donde todo es posible. En las próximas líneas os aconsejamos sobre cuál puede ser la paleta cromática más adecuada para incluir en el dormitorio infantil, ¿nos acompañáis en esta nueva aventura?

Eligiendo los colores para la habitación del bebé

La vida de Dorothy Gale, la joven protagonista de “El Mago de Oz“, cambió radicalmente cuando un tornado arrancó su casa de las entrañas de la tierra para abandonar su realidad sombría en blanco y negro y así viajar a un universo lleno de color, donde lo aparentemente imposible se hacía realidad.

Los colores de la habitación influyen en el desarrollo de nuestros pequeños

Con nuestras propias manos, podremos crear ese mundo de Oz, lleno de luz y color, que la habitación de nuestros pequeños necesitaba para brillar con el máximo esplendor.

La tonalidad cromática que decidamos plasmar sobre las paredes o los muebles de esta estancia, influirá de manera considerable en el desarrollo de nuestros pequeños, tal y como determinan muy diversos psicólogos al respecto.

Así, por ejemplo, cuando el amarillo es muy intenso, está contraindicado para los bebés, porque puede hacerles llorar. Por su parte, el verde es el color con el que más descansa el ojo humano, al tiempo que tranquiliza, reduce el estrés y favorece la relajación (cuando los niños son un poco más grandes, este tono es muy utilizado para decorar zonas de estudio, dado que favorece la concentración). Igualmente, el azul invita a la calma de la mente, así como a disminuir el miedo y la tensión.

Los colores de la habitación influyen en el desarrollo de nuestros pequeños

Por otro lado, el blanco es ideal para crear ambientes luminosos, serenos y tranquilos, una paz y armonía que invitará al descanso de nuestro pequeño.

Un color asociado al misterio y a la magia es el lavanda, además de ser ideal para favorecer el sueño, la creatividad, reducir la impaciencia, siendo perfecto para las habitaciones infantiles.

Finalmente, el rosa, considerado como el color el de la fantasía, la inocencia y la suavidad, nos ayudará a crear ambientes relajantes en habitaciones infantiles.

Colores ideales para la habitación del bebé

Al margen de lo considerado por los expertos, has de recordar que decorar la habitación de tu bebé es todo un ejercicio de creatividad.

La elección del color no es una decisión fácil, dado que deberás combinar tus gustos personales con la iluminación de la habitación y las características del espacio destinado al recién nacido. Lo que perseguimos es conseguir un espacio, que transmita seguridad, buscando en todo momento la armonía en un ambiente cálido y agradable.

Colores ideales para la habitación del bebé

En líneas generales, has de saber que lo más recomendable para el bienestar de nuestro bebé es optar por los colores suaves y claros, que podrás combinar con otros opuestos o más fuertes de la misma gama, buscando en todo momento un punto de equilibrio.

Tradicionalmente se han utilizado el azul cielo para los niños frente a los rosas bebé para las niñas. Actualmente, las tendencias nos hablan de tonos empolvados como el rosa palo, los grises en toda su gama, el verde menta o el azul grisáceo.

Como tono neutro tienes el beige, que ofrece una sensación de calidez, serenidad y confort. Este tipo de tonos como los blancos, cremas, grises muy claros o ahumados son muy elegantes y agrandan visualmente el espacio, siendo ideales para aprovechar habitaciones pequeñas y atraer la luz solar agrandando el espacio y haciéndolo más cálido. Para ganar en altura se pinta el techo de blanco o de un color más claro. En esta gama tenemos todas las tonalidades neutras, el marfil, crudo o lino. El blanco admite pinceladas de color más intenso en complementos y accesorios textiles, por ejemplo.

Eligiendo los colores para la habitación del bebé

Combinados con tonos rosas empolvados, nude y albaricoque quedan ideales. Para crear un ambiente tierno y dulce también los podrás combinar con tonalidades como el color lavanda, aunque, como te decíamos en líneas anteriores, puedes variar con detalles de colores más intensos, como el borgoña o granate de moda, en aras de que la estancia no sea tan plácida ni monótona.

También encontramos hoy en día tendencias en decoración infantil que nos hablan sobre la combinación de colores vivos como  naranjas y amarillos que, además de aportar alegría, incitarán al juego. Los tonos mostaza, miel y coral también están de moda. Este tipo de tonos, que siempre habrán de ser suaves y claros para los pequeños, son perfectos para las habitaciones con orientación al norte, no reciben el sol de forma directa y, en general, quedan muy poco luminosas y frías.

colores para tu habitación infantil

Por otro lado, para las habitaciones que son muy calurosas y soleadas, están indicados los colores verdes, azules, malvas…tonos frescos que son muy relajantes.

Una de las tendencias más marcadas de los últimos meses es apostar por el verde, el cual aumentará el crecimiento emocional del bebé. Combinado con el gris, la habitación se tornará serena y tranquila. Si lo combinamos con el blanco, obtendremos como resultado una habitación más moderna.

Cuando tu pequeño comience a dibujar, no sería desdeñable pensar en disponer una pizarra gigante en una de las paredes, donde pueda dar rienda suelta a su creatividad.

Ha llegado el momento de ponerse manos a la obra y dibujar senderos de magia en la habitación de nuestro retoño hasta conformar un pequeño universo de amor y de fantasía. ¿Qué colores os gustan a vosotros para la habitación infantil?

Sin reviews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribe y pulsa intro

Carrito