Estilo nórdico para la habitación de tu bebé
Publicado en Estilos Decorativos

Estilo nórdico para la habitación de tu bebé

Sobriedad, calma y serenidad son algunas de las notas que mejor podrían definir el estilo nórdico, cuyas líneas decorativas pintarán un mundo colmado de pureza e inocencia donde los sueños pueden hacerse realidad. ¿Quieres conseguir este estilo en la habitación de tu bebé? Te damos algunas claves para conseguirlo.

Estilo nórdico para la habitación de tu bebé

Fondo blanco puro, matices en tonos empolvados, sencillez y minimalismo. La funcionalidad es un principio básico en la tendencia nórdica,  en cuanto a mobiliario y complementos.

El estilo nórdico para el dormitorio del bebé parecerá trasladarnos, en cuestión de segundos, a un universo mágico, digno de seres fantásticos como hadas y duendes de unos bosques arropados por un manto nevado, que reluce como los diamantes bajo el sol, semioculto entre la neblina.

La luminosidad, líneas sencillas y un cierto aire vintage son algunas de las principales características del estilo nórdico o escandinavo, que en los últimos meses se ha erigido como una de las tendencias más marcadas en la decoración del hogar. Sencillo, cómodo y funcional, el estilo nórdico se convertirá, sin duda, en una opción a tener en cuenta para decorar estancias como la habitación de nuestros retoños.

Consigue un estilo nórdico para la habitación infantil

Nacido a comienzos del siglo XX, este estilo es originario de países como Dinamarca, Suecia o Noruega, enclaves donde el blanco de la nieve invernal da paso a las tonalidades grises y beige que conforman las sombras dejadas tras las copas de los árboles, nevadas bajo los tímidos rayos de sol.

Todo este ambiente en el que nace el estilo nórdico refleja el dominio que tienen los colores claros y la luminosidad de la estancia, de ahí la tendencia del blanco puro en paredes, muebles e, incluso, en el suelo.

Consigue un estilo nórdico para la habitación infantil

En los países nórdicos la luz del sol no es tan frecuente, por lo que intentan aprovechar al máximo cualquier resquicio luminoso y potenciarlo.

Esa búsqueda, precisamente, es la que se refleja en el estilo nórdico, donde se da especial importancia a la entrada de luz a través de la ventana, empleando cortinas confeccionadas a base de algodón, la seda o el lino de tonos claros. Para conseguir este estilo, es fundamental que no coloques ningún objeto ornamental o mueble frente a la ventana, que pueda dificultar dicha entrada de luz a la habitación de nuestro pequeño.

Siguiendo con el cromatismo más popular del estilo nórdico, podemos destacar la presencia del blanco, tal y como se comentó en líneas anteriores. Este color podrás combinarlo con el gris y el beige. Para los que quieran dar una pincelada más oscura o llamativa a la habitación se puede optar por el marrón, que en general suele utilizarse para muebles de color expreso.

Para el estilo nórdico también puede apostarse por tonos más vivos como el verde manzana, el azul del mar o, incluso, el anaranjado y el amarillo sobre blanco como telón de fondo.

estilo nórdico para la habitacion

Tampoco pueden faltar los elementos naturales, siendo de esta forma la madera en tono natural uno de los materiales más utilizados, tanto en muebles como en pequeños detalles ornamentales. Son muy comunes la madera de abedul o de haya y los laminados en tintes blancos.

En líneas generales, los acabados son neutros, tanto en las paredes y techos como en el resto de la carpintería, que igualmente apuesta por tonos pastel, blancos, grises o beige. No olvides que la madera transmite calidez, aportando con su naturalidad un aire rústico, que combinará a la perfección con el blanco invernal de la habitación. Junto a la madera, no podemos pasar por alto otros materiales como el bambú o el mimbre.

Igualmente, el cuero y las pieles suelen estar presentes en mantitas y alfombras. Hablando de mobiliario, has de saber que bajo un estilo nórdico predominan los modelos simples, bajos, así como con líneas rectas y depuradas que se combinan con suaves curvas.

Estilo nórdico para decorar la habitación infantil

El minimalismo está presente en cada pequeño detalle del estilo nórdico, por lo que no es necesario apostar por la presencia de una gran cantidad de muebles en la habitación del bebé. En estos últimos se busca la ligereza visual, generando así una mayor sensación de amplitud.

El estilo nórdico es tendencia también en complementos, como cajas de madera para almacenaje o mobiliario, sacos de tela; los tipis o tiendas de campaña que tanto les gustan. Además, son tendencia las letras decorativas de madera, guirnaldas luminosas y banderines de tela, letras gigantes de madera o almohadones de distintas formas.

En lo referente a los textiles, se apuesta en todo momento por el lino, el algodón o la lana, tejidos fáciles de limpiar y funcionales. No es necesario que sean lisos, dado que se llevan formas geométricas como las rayas y los cuadros o toques que remiten a la naturaleza como las flores y las hojas, pero, en todo momento, sobre un fondo de tonos claros.

En Lanitas nos gusta el matiz minimalista de este estilo, elegante y sobrio, haciendo un guiño al juego y diversión en los complementos.

¿Qué os parece a vosotros el estilo nórdico para decorar la habitación de los pequeños?

Otro estilo que también os gustará es el minimalista, puedes verlo en este otro post de nuestro blog: Estilo minimalista para la habitación infantil

Sin reviews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribe y pulsa intro

Carrito